las autoras del blog Salud y Retina

Bienvenido/a Visión Profesional

Una oftalmóloga, una rehabilitadora visual, una trabajadora social, una psicóloga. Entra y descubre un espacio donde la visión profesional está enfocada en los temas y aspectos que más te pueden interesar y ayudar en tu día a día con la DMAE.

LEER MÁS

Tomando las riendas de mi vida

30 dic

Papel activo ante el proceso de ajuste al EMD

Las personas actuamos condicionadas por las circunstancias, por el deber, por la responsabilidad, etc. Pensamos de determinada manera sobre algo porque hacemos nuestro el pensamiento general de otras personas significativas. Se nos instruye sobre cómo debemos pensar acerca de diferentes cuestiones, como la familia, el entorno social, los estereotipos, los roles, el género, las religiones, la educación, las discapacidades como el EMD, los medios de comunicación, etc., que determinan esa línea de pensamiento.

Sentimientos vs pensamientos en los afectados por el EMD

Así que si reflexionamos, la mayor garantía de que algo es nuestro en el proceso vital es centrar nuestra atención en lo que sentimos. Mirar con lupa y escuchar con atención lo que sentimos con respecto a nuestra vivencia con la diabetes, y particularmente con el EMD, edema macular diabético, es lo que va a determinar una forma personal y única de resituar nuestra experiencia respecto a las diferentes capacidades.

Es necesario un primer análisis sobre en qué medida nuestra manera de entender la enfermedad EMD viene impuesta de fuera o tiene que ver con lo que realmente sentimos. No se trata de rechazar sin más, sino de dejar de considerar “cómo se debe pensar” o “cómo los demás esperan que actúe”, y pasar a poner el foco en las cuestiones que realmente tienen valor para ti, en lo que te resulta indiferente o en qué te gustaría transmitir a otras personas sobre lo que te está pasando.

Auto-observación de actuaciones y comportamiento frente al EMD

La discapacidad visual que induce el EMD conlleva una serie de trabas que hacen tu camino más complicado en la sociedad, tal cual está pensada. No añadas más limitaciones asumiendo las que vienen impuestas desde fuera.

Comienza por auto-observarte, identifica los pensamientos externos sobre el EMD que has venido haciendo tuyos, cuestiónalos, rebátelos, busca la relación directa que tienen con muchas de las decisiones cotidianas que has venido tomando, es decir, con tus actuaciones y comportamiento. Si realizas este ejercicio de forma cotidiana, probablemente descubras que tu sentir muchas veces no es coherente con lo anterior, y hallarás la clave para re-conceptualizar la discapacidad del EMD y tomar un papel activo en tu proceso de adaptación a esta nueva etapa de la vida.

L.ES.MKT.11.2015.0629

Etiqueta: EMD